jueves, 10 de octubre de 2013

El saber no ocupa lugar


Hace un tiempo me enviaron un correo en el que explicaban como hacer la maniobra de Heimlich lo leí y me pareció una simple curiosidad el saber como se hacía.

A mi niña he tenido que hacérsela tres veces. La primera vez fue el verano pasado, en la piscina comiendo un trozo de melocotón, la segunda en julio, comiendo una gominola y la tercera ayer comiendo salchicha.

Si duda la peor fue la segunda, la niña se puso colorada y luego morada y la gominola no iba ni para arriba ni para abajo, no sabéis lo que me pasó por la cabeza, creí que me moría, creí que que le rompía las costillas haciendo la maniobra, cuando la gominola salió y mi hija respiró, lo único que hice fue abrazarla, llorar y tumbarme en la cama porque las piernas no me sujetaban.

Mi hijo no se atragantó nunca, bueno lo normalito de los niños, pero una palmadita y ya estaba, y esta niña me va a matar a sustos, cuando come me dice: mama mastico bien para no darte un susto.
La comida se la corto en trozos pequeños y controlo que no se meta muchas cosas a la vez, ya estoy pensando que a lo mejor tiene la laringe estrecha o no se que pensar, se lo comentaré a la pediatra a ver que me dice.

Os recomiendo que aprendáis a hacerla, y que ojalá nunca tengáis que hacerla porque se pasa fatal.

16 comentarios:

  1. Madre mía, qué susto con C.!!! La voy a aprender fijo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen susto y si, apréndela por lo que pueda pasar

      Eliminar
  2. madre mia mi hijita a sus 8 meses casi se atraganta con un pedazote de melocoton por suerte se defendio' solita y no tuve que intervenir pero vaya susto

    ResponderEliminar
  3. Uf, vaya susto! suerte que supiste reaccionar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, además es que me salió solo, la cogí y se lo hice

      Eliminar
  4. Es un horror. Cuando yo tenía doce años me atraganté con un bocata de jamón serrano y aún recuerdo la cara de desesperación de mi madre intentando hacer que aquello se moviera para algún lado. Me puse morada del todo y fue de las peores experiencias de mi vida. Con decirte que pasaron años de mi vida hasta que volví a probar el jamón serrano y aún hoy lo como con miedo... Si ves que es algo que le suceda muy a menudo tal vez sí deberías consultarlo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que mi hija no se acordará ni de mi cara ni de la de su hermano, que el pobre lo pasó fatal, mirando y sin saber que hacer.
      El jamoncito despacio se saborea mas ;)

      Eliminar
  5. Yo recuerdo que se la hice a una niña por la calle sin conocerla porque su madre gritaba de miedo y no podía hacer nada. Lo peor es que soy bajita y la niña era más alta que yo y no tenía narices para agarrarla bien. Al final el caramelo salió y todos felices pero madre que miedo!!. Besos

    ResponderEliminar
  6. Ufff...qué susto y qué buena forma de reaccionar que has tenido en cada una de las ocasiones, no es fácil! Felicidades y no más susto, vale? Bssss

    ResponderEliminar
  7. UF Que miedo¡ No me imagino lo mal que lo tienes que haber pasado¡ Que miedo¡
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pase fatal !!!
      Espero que no vuelva a pasar

      Eliminar
  8. Que sustazos! Yo no se si sabría reaccionar eh? que valiente!

    ResponderEliminar
  9. Sabrías seguro, es algo que sale solo

    ResponderEliminar